«La Iglesia del delantal», realidad del voluntariado en Granada